viernes, 1 de febrero de 2013

Es es lo que ustedes quisieran


Siento tener que leer ese discurso de desafección que la derecha lanza cuando se ve amenazada por la indignación de la ciudadanía. Tururú! Pese a los errores y a la complicada situación que tenemos, ni sobra la política ni todos los políticos son iguales. Entre otras cosas porque la política, pese a la necesaria regeneración que precisa, ha sido, es y será el instrumento clave para defender los intereses de la gente corriente. Y no. No es lo mismo levantar un Estado de Bienestar basado en la igualdad de oportunidades en servicios sociales (por ejemplo, el sistema público de sanidad o de educación) que tratar de derribarlo con el objetivo de privatizarlo y hacer negocio de ello a costa de dejar fuera de juego a mucha gente. No es lo mismo impulsar nuevos derechos y libertades que ir en contra de esos logros que aportan dignidad e igualdad a mucha gente. No es lo mismo asegurar el acceso universal a la justicia que legislar hacia una justicia para el que se la pueda permitir. Y así un largo etcétera. Como sabéis, estoy involucrado en un partido de vocación gubernamental. Cuando se gobierna, y más cuando se afronta un tsunami económico en un contexto mundial muy complejo, se acierta y se falla. Y además, algunos golfos se arriman para aprovecharse tanto del esfuerzo del resto de compañeros como de la ciudadanía. Es por ello que quienes le dedicamos mucho tiempo y esfuerzo a ello nos indigna que existan caraduras así, y es por ello que no os admito meter a todos en el mismo saco, porque si de algo me siento orgulloso es de la gran mayoría de gente que en estos momentos comparto proyecto en Yecla, en Murcia y en España, y porque con vuestras palabras me incluís a mi también en esa injusta postura